A fin de seguir evitando contagios de Covid-19 y como una reducción de riesgos por este mismo caso, la Secretaría de la Función Pública presentó un anteproyecto a la Comisión de Mejoría Regulatoria (Conamer) en el que informa que ampliará el home office para los trabajadores del gobierno federal hasta el 30 de julio.

La decisión se tomó después de que se ha previsto que el plan de vacunación será concluido en toda la República Mexicana, hasta el primer trimestre de 2022, sumando de esta manera un total de 16 meses sin trabajar de forma presencial.

Sin embargo, se hará especial énfasis para el home office en personas que sean consideradas como población de riesgo como las empleadas embarazadas o en lactancia y los que sufran de alguna discapacidad.

También para aquellos que comprueben que padecen de alguna enfermedad crónica como: obesidad mórbida, diabetes, hipertensión arterial, asma, enfermedades cardiovasculares, infección por VIH, enfermedad renal crónica o quienes se encuentren en tratamientos contra el cáncer.