• Autoridades estatales y municipales deberán seguir ofreciendo servicios públicos necesarios.
  • Se deben garantizar acciones para la máxima protección de la salud y educación ante la emergencia sanitaria.

El Congreso del Estado de México avaló por unanimidad que del 29 de abril al 6 de junio de 2021 las autoridades estatales y municipales, así como las y los legisladores locales, se abstendrán de establecer y operar programas de apoyo social o comunitario que impliquen entrega a la población de materiales, alimentos o cualquier elemento que forme parte de los programas asistenciales o de promoción y desarrollo social.

Lo anterior con excepción de los casos de extrema urgencia debido a enfermedades, desastres naturales, siniestros u otros eventos de igual naturaleza, por lo que las autoridades estatales y municipales seguirán desarrollando las funciones y servicios públicos necesarios para la atención y desarrollo de la población, de acuerdo con su normatividad y en apego a las disposiciones electorales.

En este sentido, las y los diputados establecieron que se deben garantizar las acciones medidas y lineamientos en materia de salud y bienestar de la población ante la emergencia sanitaria, por lo que deben continuar las medidas destinadas a la máxima protección de la salud y educación de las y los mexiquenses, para mantener la curva de recuperación en materia de salubridad y para garantizar el acceso a las condiciones mínimas de bienestar.

El punto de acuerdo, presentado por la Junta de Coordinación Política en la última sesión del Octavo Periodo Ordinario, detalla que la Legislatura promoverá medidas necesarias para su cumplimiento en el ámbito de sus competencias y que los beneficiarios de los programas de contenido social que no los reciban durante la veda electoral podrán solicitar su reintegración.