Diputados del Estado de México aprobaron por unanimidad reformas a la Ley de Voluntad Anticipada que considera a la escritura de voluntad anticipada como el documento público en el que una persona manifestará su decisión de ser sometida o no a tratamientos médicos o cuidados paliativos en caso de encontrarse en etapa terminal.

Mediante la voluntad anticipada una persona con capacidad mental expone las instrucciones que se deben tener respecto a la atención sanitaria que desea recibir en situaciones en las cuales no pueda ya expresar personalmente su voluntad.

El 27 de febrero de 2013, se publicó la Ley de Voluntad Anticipada en la Gaceta del Gobierno del Estado de México, pero no había tenido modificaciones y su reglamento publicado en abril de 2014 solo tuvo una adecuación en noviembre de 2019, pero en el ámbito internacional se han emitido nuevos criterios de salud.

En su intervención en tribuna, el legislador reconoció a los médicos, mujeres, hombres, paleativistas, que se enfrentan a la realidad de tener que atender de la mejor manera posible, con sentido de vocación, a los pacientes que pueden estar en estado terminal o de inconsciencia para ser atendidos en alguno de sus derechos fundamentales, y en los momentos más difíciles de su vida.

Al respecto el diputado Maurilio Hernández dijo que “tratándose de la salud y el dolor, era impostergable atender estas propuestas de quienes tienen la mayor experiencia en la materia y son quienes se encargan de buscar paliar el dolor al que se enfrenta un ser humano cuando está en situaciones de estado terminal”.