Alberto Macin Narváez, gestor de actividades de salud mental de Médico Sin Fronteras, en entrevista telefónica  señalo que el desplazamiento de familias enteras a consecuencia de la violencia en Guerrero ha dificultado el combate con éxito de la pandemia por Covid-19 y dar seguimiento a pacientes con ese mal.

Así mismo detalló que la mayoría de pobladores en comunidades sentía temor e incertidumbre cuando aumentaban las noticias de la expansión del SARS-CoV-2 y su llegada a México, en relación a su posible contagio o el de sus familiares.

El gestor Macin Narváez declaro  “atendimos recientemente dos comunidades desplazadas por la violencia, al ser una urgencia que compromete tu vida, no está claro para las personas el hecho que lo primero que deben hacer es lavarse las manos y ponerse un cubrebocas”.