El 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud infantil, cuyo origen proviene del asesinato de Iqbal Masih de 12 años, ocurrido en el año 1995, quien a la edad de 4 años fue vendido por su padre a una fábrica de alfombras de Punjab porque necesitaba un préstamo para pagar la boda del hijo mayor.

Para saldar al deuda Iqbal trabajaba doce horas al día trenzando alfombras por una rupia diaria, sin embargo, los intereses continuaban creciendo. A los 10 años Iqbal asistió a un mitin sobre derechos humanos y su vida cambió radicalmente. Consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra el la esclavitud infantil, consiguiendo cerrar empresas en las que se explotaban a menores.


De acuerdo a estadísticas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), se calcula que:

  • La región de Asia y el Pacífico alberga el mayor número de niños y niñas trabajadores en el grupo de edad de 5 a 14 años, 127,3 millones en total (19% de los niños y niñas que trabajan en la región).
  • En África subsahariana hay alrededor de 48 millones de niños que trabajan. Casi uno de cada tres menores de 15 años (29%) es activo económicamente.
  • En América Latina y el Caribe hay aproximadamente 17,4 niños y niñas trabajadores (un 16% de los niños y niñas de la región trabajan).
  • En 15% de los niños y niñas de Oriente Medio y África del Norte trabajan.
  • Aproximadamente entre 2,5 millones y 2,4 millones de niños y niñas trabajan en las economías desarrolladas y en transición respectivamente.