Felipe de Edimburgo, marido de la Reina Isabell II, falleció este viernes a los 99 años, según informó el Palacio de Buckingham en un comunicado. “Es con profundo pesar -lamenta el anuncio- que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo , Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor”.

El Duque de Edimburgo fue ingresado en el hospital el martes 16 de febrero por la noche después de encontrarse indispuesto durante varios días , aunque su estado no revestía gravedad y de hecho entró por su propio pie al centro hospitalario tras desplazarse hasta él en coche. «Su Alteza Real el Duque de Edimburgo fue admitido en el hospital King Edward VII en Londres, el martes por la noche», rezaba la comunicación oficial, que añadía que «la admisión del Duque es una medida de precaución, por consejo del médico de Su Alteza Real, después de sentirse mal». Posteriormente, fue sometido a una cirugía cardíaca y dado de alta el 16 de marzo.