El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que la inflación se disparó a 4.67% en marzo pasado, su nivel más alto no visto desde diciembre del 2018, además de que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) ya se encuentra fuera del objetivo propuesto por el Banco de México (Banxico) para el 2021 que es del 4%.

Los incrementos mensuales de 5.21 por ciento en el gas LP doméstico, de 2.08 en la gasolina de bajo octanaje, de 8.05 por ciento en el huevo, de 2.88 en la tortilla de maíz y de 5.95 en la gasolina de alto octanaje fueron los que más contribuyeron al resultado de la inflación en marzo.

El resultado de dicho mes se debe por un lado a que con la recuperación económica global están aumentando los precios de los energéticos y metales industriales y, por otro, a la base de comparación marzo a mayo de 2020 cuando se tuvieron decrementos en el INPC.