• La falta de servicios en el playón hizo que los vendedores ambulantes que se animaron a ir al lugar tuvieran buenas ventas.

Ante el cierre de la playa del malecón del puerto de Progreso, que es el mayor atractivo turístico de Yucatán por la cercanía con Mérida, y la poca posibilidad de hallar espacio cómodo en el puerto aledaño de Chelem, los vacacionistas enfilaron sus vehículos a Chuburná, donde encontraron una extensa playa para caminar, una dársena donde hubo servicio de paseo en lancha por los manglares y el refugio pesquero por una cuota de 20 pesos por persona y un mar color turquesa agitado por los efectos del frente frío número 47, pero con un sol templado para acampar y tomar un baño de sol.

Sin embargo, por la peligrosidad de esta zona y por la agitación del mar, la lancha patrulla de la SSP estuvo navegando cerca de la playa del playón y los patrulleros terrestres usaron sus radios para exhortar a los bañistas de lo que estaba prohibido en ese sitio.

Los restaurantes de Progreso, Chelem y Chuburná tuvieron buena asistencia durante la jornada. En los puertos se vio visitantes procedentes de Francia, Estados Unidos, Querétaro, Nuevo León, Ciudad de México, Campeche, Quintana Roo, pero en su mayoría son originarios de Yucatán.