Varias figuras públicas y religiosas ya han terminado involucradas dentro del juicio que se lleva a cabo sobre la llamada “nómina secreta” del ex gobernador de Chihuahua César Duarte. Entre algunos de los nombre más sobresalientes destacan los políticos Beatriz Paredes Rangel y Armando Cabada Alvidrez, así como un obispo y un arzobispo, quienes resultaron beneficiados con sumas exageradas de dinero proveniente de la mecionada nómina.

“Los obispos de Chihuahua recibieron una cantidad de 100 mil pesos mensuales y el arzobismo 200 mil pesos, en la “nómina secreta” del ex gobernador, un mecanismo que se utilizó para desviar más de mil millones de pesos”

Esa fue la declaración de ayer por la tarde el gobierno local de Chihuahua, quien citó la narración de hechos que hicieron autoridades esa misma tarde durante la audiencia de formulación de imputación contra la alcaldesa con licencia de la entidad; María Eugenia Campos.