El mexicano Sergio Pérez tuvo una jornada desfavorable tras quedar eliminado previo a la Q3 durante su presentación como piloto de Red Bull.

Durante la Q2, el mexicano fue penalizado por salirse del circuito y posteriormente se dirigió a los pits para que le fueran colocados neumáticos amarillos, sin embargo, el cronómetro reducido le impidió posicionarse como uno de los primeros 10.

“Creo que de haber funcionado, nos daba una buena ventaja para la primera parte de la carrera al tener ese neumático. Hoy no lo conseguimos y eso es un poco decepcionante” declaró Pérez acerca de la fallida estrategia.

Pérez también añadió:

“El auto tiene un estilo de manejo muy peculiar y una ventana de trabajo muy pequeña que tengo que aprender. Cada vuelta que doy lo entiendo mejor”

Sin embargo, no toda la jornada fue infructífera para la escudería pues Max Verstappen aseguró la pole position para la primera carrera de la temporada de la Fórima Uno.