Desde hace algunas semana, la vacuna anticovid de AstraZeneca fue puesta en el ojo del huracán tras haberse asociado con complicaciones en la salud de pacientes a los que les fue suministrada, los parecimientos fueron trombosis y coágulos sanguíneos. Esto provocó la suspensión de su uso en diversos países de la Unión Europea y el mundo.

Pese a las suspensiones, el biológico creado por  el laboratorio sueco-británico en colaboración con investigadores de la Universidad de Oxford sigue siendo el más usado de acuerdo con de la agencia AFP.

Entre los países que han tomado medidas preventivas contra el fármaco se encuentra Noruega, que prolongó la suspensión hasta el próximo 15 de abril, pues considera que deben profundizarse los estudios en pacientes que recibieron la vacuna y son menores de 55 años, pues presentaron síntomas atípicos de coágulos en la sangre, hemorragias y descenso de plaquetas sanguíneas. Dinamarca también anunció una suspensión de uso de tres semana para eliminar vínculos entre el antígeno y los coágulos en la sangre.

Por su parte, Suecia reanudará el uso en persona mayores de 65 años, mientras que Finlandia e Islandia autorizaron el uso para personas mayores de 65 y 70 años respectivamente, Francia se limita a usarla solo en mayores de 55 años.

El pasado 18 de marzo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dijo que la vacuna de AstraZeneca es segura y eficaz y la mayoría de países de aquel continente reanudó su uso al día siguiente. Al día siguiente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también avaló el uso y declaró que los beneficios de la vacuna superan sus riesgos.