Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México hizo pública la decisión de eliminar las concesiones que mantenían con cuatro empresas privadas dentro del servicio de agua potable, trasladando las obligaciones de medición y cobro al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) y a la Tesorería de la Secretaría de Administración y Finanzas.

La jefa de gobierno dijo también que dicha medida se ejecuta con el propósito de reducir los costos en la operación del sistema comercial de la infraestructura hidráulica. Según cifras, la medida representará ahorros a las arcad el gobierno por aproximadamente  89 millones de pesos (mdp) este año y de 380 millones para 2022, recursos que se destinarán para la compra de nuevos medidores de agua y modernización del sistema de cobro, así como una migración a boletas digitales.

Desde 1993 dichas empresas incursionaron en el negocio pluvial, para que en 2004 se les otorgaran las concesiones, sin embargo, las actividades que estas empresas tienen a su cargo, hasta el 31 de mayo, son conexión de nueva toma de agua, alta al padrón de usuarios, instalación de medidor de agua, toma de lecturas, facturación, impresión de boleta y reparto, cobro, atención a usuarios, gestión de trámites, mantenimiento de medidores y acciones de cobranza.