Con más de más de 11 mil 700 años fue hallado un esqueleto de la prehistoria; al cual han bautizado como el hombre de Loizu, sus restos estaban resguardados en una cueva en el norte de España, cerca de la localidad navarra de Erro.

El pasado viernes fue presentado como “un hallazgo excepcional”, se trata de un varón, de entre 17 y 21 años cuando falleció, presumiblemente habitante de la zona boscosa del pre-Pirineo.

Así mismo se explicó que la posición de los restos encontrados han permitido concluir que el cuerpo probablemente había estado envuelto en un sudario o paquete funerario, cubierto con sedimento rojizo, aparentemente ocre, explicó la antropóloga Maitane Tirapu.