La creación de un semillero de investigadores que comience desde el nivel medio superior y se refuerce en el superior, es una de las propuestas de Yolanda Ballesteros Sentíes, aspirante a Rectora de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), quien en sus comparecencias en el Plantel “Pablo González Casanova” de la escuela preparatoria y el Centro Universitario Tenancingo, señaló la necesidad de formar desde temprana edad a los futuros investigadores.

La primera mujer registrada como aspirante a la Rectoría de la máxima casa de estudios mexiquense, enfatizó la relevancia de la investigación como actividad sustantiva de la institución, y aseguró que para que dicha tarea se pueda realizar plena y exitosamente, es necesario fomentar la vocación y la curiosidad científica en el alumnado desde su ingreso a los planteles de la escuela preparatoria.

Se trata de que, a través de la capacidad de las y los docentes para motivar a los estudiantes, haya quienes, desde que inician la preparatoria, se integren plenamente al trabajo de los cuerpos académicos, pero, además, la intención es que en los planteles de nivel medio superior los profesores también realicen investigación científica.

Un trabajo conjunto al que se unan las y los alumnos interesados, formará no solamente jóvenes investigadores, sino que representará la posibilidad de hacer auténticas escuelas que, de generación en generación, aporten un saber científico constante que trascienda y ubique a la universidad estatal como pionera en la formación de investigadores e investigadoras de todas las áreas del saber científico.

La formación temprana de estudiantes a través de ese semillero universitario puede convertirse en una de las fortalezas más importantes de la institución, que de esta manera, además, podrá cimentar las bases para una internacionalización transversal.

En este sentido, aseveró que la internacionalización a la que la UAEMéx debe aspirar no tiene que limitarse a acciones de movilidad, sino requiere atravesar, sobre todo, las áreas sustantivas de la institución. En este caso, la investigación reforzada con las nuevas ideas del estudiantado en formación constante puede darse a conocer a través de convenios que permitirían colaboraciones con universidades de muchas regiones del planeta, acción que contribuiría a dar realce a la imagen verde y oro entre la comunidad científica mundial.