Un comité asesor de expertos de la Organización Mundial de la Salud está analizando la vacuna COVID-19 de AstraZeneca después de que algunos países detuvieran la distribución, pero no hay razón para no usarla.

La vocera Margaret Harris dijo en una sesión informativa que es una “vacuna excelente” y que no se había demostrado una relación causal entre la vacuna y los informes de coagulación sanguínea.

“Hasta la fecha, no se ha comprobado que haya ninguna muerte causada por la vacunación”
“Sí, deberíamos continuar utilizando la vacuna de AstraZeneca”, “no hay razón para no utilizarla”, sostuvo Harris durante una rueda de prensa en Ginebra.

Varios países suspendieron este jueves el uso de este inoculante por temor a los coágulos de sangre, lo que llevó a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) a asegurar rápidamente al público que no se conocían riesgos para la salud relacionados con la vacuna.