• La crisis ha impactado en sectores como el comercio, manufactura, turismo, trabajo doméstico remunerado, enseñanza y salud.

La Cepal propuso la creación de un ingreso básico de emergencia para las 13 millones de mujeres de la región que perdieron su empleo en 2020 debido a la pandemia del coronavirus.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, señaló la urgencia de paliar la difícil situación que enfrentan las mujeres, durante la presentación del programa “Crecimiento económico con perspectiva de género”, organizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México.

En la región la tasa de ocupación de las mujeres cayó más del 12% en 2020, lo que impactó en que la tasa de participación femenina, al menos en México, cayera de 44.5% a 40.9%, causado por la crisis por la emergencia sanitaria.

En el sector salud la situación de las mujeres se ha recrudecido pues aunque representan el 73.2% del empleo del sector, cuentan con salarios 21.7% inferiores, además de que una de cada cinco mujeres del ramo no está afiliada a ningún sistema de seguridad social.

En el caso de las trabajadoras domésticas remuneradas, la cifra asciende a tres de cada cuatro mujeres sin ningún tipo de seguridad social. El Covid-19 ha profundizado los nudos estructurales de las desigualdades, pues el 40% del empleo doméstico remunerado se ha perdido.

Una de las principales razones, de acuerdo con el funcionario Arturo Herrera, es la falta de un sistema nacional de cuidados, pues la mujer todavía tiene límites para incorporarse al mercado laboral.

Del mismo modo, indicó que la brecha de ingresos sigue siendo importante, aunque afirmó que con mejor educación y capacidades profesionales y empresariales de las mujeres se pueden cerrar esas brechas.

Reducir las situaciones de violencia y discriminación también es importante para mejorar las condiciones sociales de las mujeres en todos los niveles.