Una vacuna anti COVID-19 está en desarrollo en México por un grupo de 50 científicos mexicanos, solo hacen falta aproximadamente 200 millones de pesos para financiar las tres fases clínicas; el proceso administrativo para su registro, aprobación y producción, por lo que han iniciado esfuerzos para buscar la ayuda de diversas instancias.

Los líderes de la investigación son Edda Sciutto y Juan Pedro Laclette, quienes iniciaron sus ensayos en marzo de 2020 y en este momento encabezan la búsqueda de financiamiento. De obtener los recursos, pronostican que en diciembre de 2021 México cuente con una vacuna propia. Estiman que necesitan aproximadamente 22 millones de pesos para inciar la fase 1 y 2.

“Para llevar a cabo la Fase 2 se requiere una decisión de Estado, porque esta cantidad de recursos ya serían 100 o 200 millones no es cuestión que los desembolse una empresa porque implica las certificaciones ante la autoridad regulatoria sanitaria y el arranque de la producción”, declaró Laclette.

También se encuentra en desarrollo la vacuna QUIVAX 17.4, impulsada por la Universidad Autónoma de Querétaro, sin embargo, también a falta de 20 millones de pesos no puede seguir las fases 1, 2 y 3 de investigación clínica.

Se ha convocado a un vacunatón el próximo 27 de marzo donde se espera que la comunidad universitaria, la población en general y empresarios, apoyen para continuar con el desarrollo del fármaco.

Por el momento, se estima que la vacuna mexicana se de doble aplicación. Además, se le considera una vacuna “versátil”, debido a su capacidad de adaptarse a las posibles mutaciones del SARSCOV-2, por lo que ha sido llamada una vacuna que permanecerá y no una de emergencia.

“Estamos utilizando un inmunopotenciador que se ha utilizado por 100 años en la creación de vacuna, por lo que a esta la hace una vacuna segura, confiable y también muy posiblemente aceptable por la comunidad, además de económica. Es más barata de producir”, declaró la científica.

Relataron también que solo han obtenido apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), por lo que solicitan al presidente Andrés Manuel López Obrador que preste atención a su iniciativa. El mismo presupuesto que necesitan los dos grupos de investigadores mexicanos, es casi el mismo monto que el gobierno federal destinó para este año a la remodelación del equipo de béisbol Guacamayas de Palenque, que dirige el hermano del presidente, Pío López Obrador.