En Reino Unido, una bomba alemana proveniente de la Segunda Guerra Mundial militar explotó en la ciudad de Exeter, ubicada unos doscientos cincuenta kilómetros al sur de Londres.

La explosión generó un cráter del tamaño de un autobús de dos pisos, además de daños en varios inmuebles, aunque por fortuna no hay víctimas que lamentar.

La bomba, de una tonelada, fue descubierta el pasado 26 de febrero, durante las excavaciones de una obra en construcción en un terreno privado, al oeste del campus de la Universidad de Exeter

el equipo de desactivación de bombas de la Royal Navy procedió a realizar una explosión controlada.

Para evitar que alguna persona resultara lesionada se estableció un cordón de 100 metros alrededor del artefacto, mismo que después se extendió a 400 metros debido al calibre del explosivo.

También, fueron evacuados los habitantes de unas 2 mil 600 propiedades en las cercanías de Glenthorne Road, Reino Unido, incluidos mil 400 estudiantes universitarios.