• La edad mínima e ideal para usar e-mail y redes sociales debe ser respetada ya que diversos servicios se desarrollaron sin contemplar el uso infantil.

La protección de los menores en Internet es una tarea complicada considerando los riesgos de seguridad asociados al uso descuidado de tecnologías. Aunque cualquier usuario puede ser víctima de alguna amenaza en la red sin importar su edad, los niños, niñas y adolescentes son especialmente vulnerables a riesgos que buscan aprovecharse de su inocencia.

Uno de los aspectos más relevantes cuando se aborda este tema se relaciona con la edad ideal para comenzar a utilizar los distintos servicios de Internet como las redes sociales, ya que algunas de las herramientas más populares no se desarrollaron pensando en que los niños y niñas podían utilizarlas, y por lo tanto su uso les es restringido.

La razón principal por la cual se limita que un menor de cierta edad pueda poseer una dirección de correo electrónico o un perfil de red social se debe a la ley para la protección de la privacidad de los niños, mejor conocida como COPPA (sigla de Children’s Online Privacy Protection Act), que debe ser cumplida por las empresas.

Cuando se trata de la recopilación de información personal de niños y niñas menores de 13 años, esta ley otorga el control a los padres, al tiempo que define lo que operadores de sitios web y servicios en línea deben hacer para proteger la privacidad y seguridad de los niños en línea.