La falta de lluvias ha dado como resultado la paulatina sequía de la Laguna de Ojuelos en el municipio de Zinacantepec, donde ahora basura y peces muertos son los elementos que configuran el paisaje de lo que alguna vez fuera un importante cuerpo de agua.

Según información de Protección Civil, el crecimiento de la mancha urbana así como la falta de lluvias han provocado una sequía del 95% en la zona. Anteriormente se registraba la llegada de fauna silvestre como patos y garzas a la zona, según reportes de vecinos de la zona.

La laguna era alimentada principalmente por los ríos del Nevado de Toluca, aunque debido a la ampliación de zonas residenciales los escurrimientos de agua han sido bloqueados con la construcción de drenajes y redes de tubería, según informan los ejidatarios de la comunidad de San Luis Mextepec.

Durante el pasado 2020, estudiantes organizaron jornadas ecológicas en la zona para su preservación mediante la recolección de basura, sin embargo, los esfuerzos han sido insuficientes y el aumento constante de población ha provocado que llantas, basura y plástico contaminen el cuerpo acuático.

Vía AD NOTICIAS