En redes sociales se dio a conocer que en las localidades de Retrópolis y Niterói en Río de Janeiro, se engañó a adultos mayores los cuales no recibieron las vacunas anti COVID-19 como se les había dicho.

Los videos publicados por algunos usuarios han mostrado que las enfermeras inyectan aire a los adultos mayores.

Aunque una de las mujeres sorprendidas aseguraron que fue un error, fue separada de su cargo mientras se hace la investigación.

Sin embargo, fueron varias las denuncias en diferentes lugares. Esto ha ocasionado que se piense que esto solo es el inicio de una práctica extendida en Brasil.

“Si las investigaciones confirman que hubo desvío de dosis, o cualquier otra irregularidad, el profesional de salud podrá ser acusado por el crimen de peculado (malversación de fondos), que tiene penas que pueden llegar hasta a 12 años de prisión”, señaló la policía de Río de Janeiro.