Greg Abbot, gobernador de Texas, ordenó a las empresas productoras no enviar gas natural fuera de sus fronteras y sólo dar servicio en la región para recuperar los generadores que se quedaron sin energía por el clima gélido.

La medida se extenderá desde este miércoles y hasta el próximo 21 de febrero para mitigar la crisis que mantiene a casi tres millones de usuarios sin luz desde hace 60 horas.

“He emitido temprano hoy una orden vigente desde hoy hasta el 21 de febrero solicitando a los productores que tienen envíos a ubicaciones fuera de Texas que, en su lugar, vendan ese gas natural a los generadores de energía de Texas”, declaró el funcionario durante una conferencia de prensa.

El objetivo delgobierno texano es destinar el energético a las plantas generadoras de electricidad y paliar la crisis eléctrica que azota al estado, donde más de 2.6 millones de habitantes carecen de servicio eléctrico.