Por: Arturo Ríos Ruiz / Latitud Megalópolis

Se llamó Nicolás Zúñiga y Miranda, leemos en Verne México y solo hay una fotografía de él: alto, delgado, con la mirada perdida y un bigote que se recortaba sobre sus labios. En la mano derecha un bastón, guantes blancos. Sobre la cabeza, sombrero de copa y un aura de hidalgo.

En 1896 se enfrentó por primera vez en unas elecciones a Porfirio Díaz y perdió. Nunca cejó en su empeño de ser presidente de México, ni cuando estuvo en la cárcel acusado de conspiración. AMLO, fue persistente y lo logró, había sido desaforado en 2005, Fox, desechó la aprobación del Congreso.

Zúñiga fue la persona que más veces se ha presentado a unas elecciones en el país. Nueve. Le pusieron “El candidato perpetuo”. Su vida política unida a la Revolución de Zapata y Villa, un momento convulso de la historia, que vio a seis presidentes llegar al poder. AMLO, a la tercera se convirtió en mandatario.

Zúñiga propuso enseñar tácticas de jiu jitsu al ejército mexicano, ofreció negociar con los revolucionarios y pidió convocar una reunión de alcaldes, partidos y autoridades para analizar el efecto de las estrellas sobre la política internacional. Ocurrencias como las que hemos escuchado en la actualidad.

Nicolás publicó sus reflexiones y las de su partido el Club Nacional Zuñiguista en sus medios: El Incensario, El Semanario Zuñiguista, La Voz Zuñiguista y El Mexicano. En 1900, otra vez contra Porfirio, denunció ante el Congreso un fraude electoral, autonombrandose “Presidente legítimo de México”. AMLO lo hizo en 2006, contra Felipe Calderón y se calificó igual.

Explica el historiador Rodrigo Borja Torres, que en 1914 un año después de la Decena Trágica, se convocaron elecciones y por primera vez en la Ciudad de México, el abogado Zúñiga, obtuvo más votos que Huerta. AMLO, en 2006, afirmó que le robaron la elección y exigió el “Voto por voto”.

“La gente estaba tan enojada con Huerta que eligieron a Zúñiga y Miranda”, relata el historiador. En 2018 la población estaba hastiada de Peña y AMLO arrasó.

Zúñiga, logró tener algunos seguidores entre los habitantes de la Ciudad de México. Por tal motivo, era invitado a ceremonias y fiestas donde se le daba el trato de mandatario. AMLO, en 2006 se autonombró Presidente Legítimo y hasta posó con su “Gabinete” con la bandera Republicana.

AL CIERRE: Otra decisión del pasado, la designación del gobernador de Palacio Nacional que ya existió hace más de 100 años, aquel residía en el Palacio y según la Ley del 16 de junio de 1853, su administración “debía comprender los ramos de seguridad, conservación, policía y ornato”.

Hoy el gobernador, será el encargado de resguardar y mantener el recinto en buenas condiciones para el aprovechamiento del titular del Ejecutivo federal, habiendo ya una oficina para estos menesteres ¿Y, la austeridad?

Parecidos AMLO y Zuñiga