Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) realizaron diversos experimentos durante enero para analizar cuánto protege el usar una mascarilla de tela sobre una de procedimientos médicos de tres capas. Ante esto, se descubrió que este método ayuda a reducir la exposición a aerosoles potencialmente infectados en más de un 90% en simulaciones de laboratorio.

Los resultados de dichos experimentos demostraron que la mascarilla de procedimientos médicos bloqueaba un 42.0% de las partículas de una tos simulada, y la mascarilla de tela bloqueaba un 44.3 por ciento; mientras que la combinación de ambas mascarillas bloqueaba un 92.5% de las partículas tosidas.

En otro experimento, los CDC intentaron simular la propagación del Covid-19 durante la inhalación cuando una o ambas personas usan mascarillas de forma correcta.

En el primer escenario, cuando solo una de las fuentes de aerosoles usaba mascarilla, hallaron que la exposición se reducía en un 82.2% con una mascarilla doble y un 62.9% con una mascarilla quirúrgica anudada, plegada con un ajuste ceñido.

Cuando la fuente y el receptor de los aerosoles respiratorios simulados usaban mascarillas dobles, o mascarillas médicas anudadas y plegadas, la exposición del receptor se reducía un 96.4% y un 95.9%, respectivamente.