Desde hace siete años, una misteriosa y mortal enfermedad está acabando con las estrellas de mar convirtiéndolas en una masa amorfa. Ahora, una investigación ha encontrado que las culpables son varias bacterias que se adhieren a la piel agotando el oxígeno y sofocando al animal. Los detalles fueron publicados en Frontiers in Microbiology.

Asfixia

La nueva investigación dirigida por la Universidad de Cornell sugiere que las estrellas están literalmente “ahogándose” en su entorno. El aumento de la actividad microbiana derivada de la materia orgánica cercana y las temperaturas cálidas del océano están privando a las estrellas de su capacidad para respirar.

“Como seres humanos, respiramos, ventilamos, llevamos aire a nuestros pulmones y exhalamos”, dijo Ian Hewsonmicrobiólogo de Cornell. Las estrellas de mar difunden oxígeno sobre sus superficies externas a través de pequeñas estructuras llamadas pápulas o branquias de la piel.

“Si no hay suficiente oxígeno alrededor de las pápulas, las estrellas de mar no pueden respirar”, explica Hewson. La investigación evidencia que los microorganismos en la interfaz animal-agua, provocan la enfermedad de desgaste de las estrellas de mar.

Estrella de mar ocre (Pisaster ochraceus) sucumbe a la enfermedad / Ian Hewson

Según el investigador, las condiciones del océano llevaron a la producción de cantidades inusuales de material orgánico, lo que hace que las bacterias prosperen. A medida que las bacterias consumen la materia orgánica, agotan el oxígeno del agua, creando un microambiente con bajo contenido de oxígeno.

A su vez, este ambiente hipóxico rodea a las estrellas de mar y conduce a la deflación, decoloración, hinchazón y torsión de las extremidades. Lamentablemente para los animales, estos terminan convertidos en una masa amorfa y pegajosa.

Calentamiento del océano

“Es una cascada de problemas que comienza con cambios en el medio ambiente”, dijo Hewson. El científico explicó que la mayor parte de la materia orgánica proviene de descargas microscópicas de algas, excreción y egestión de zooplancton y de cadáveres de animales en descomposición.

Todo ese proceso estimula un grupo de bacterias llamadas copiotrofas, que sobreviven con carbono y consumen rápidamente materia orgánica. Mientras absorben la materia orgánica, los copiotrofos agotan el oxígeno en el espacio acuoso de la estrella de mar.

Hewson dijo que, si bien se debe realizar más trabajo científico, “esto reformula la discusión sobre la ecología de las enfermedades marinas, que se ha centrado en las enfermedades patógenas”. Ahora se debe incluir a los microorganismos que no causan directamente la patología, ya que pueden ser la clave para descifrar qué está afectando la salud de la estrella de mar.

Finalmente, el problema puede empeorar con el cambio climático. “Las aguas más cálidas no pueden tener tanto oxígeno [en comparación con el agua más fría]solo por la física”, dice Hewson. Las bacterias, incluidos los copiotrofos, también florecen en agua tibia.

Pero identificar la causa probable podría ayudar a los expertos a tratar mejor las estrellas de mar enfermas en el laboratorio. Algunas técnicas incluyen aumentar los niveles de oxígeno en un tanque de agua para que el gas esté más disponible para las estrellas de mar o eliminar la materia orgánica adicional con luz ultravioleta.