En la conferencia vespertina encabezada por el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, se informó que en México se han detectado cinco variantes de coronavirus.

El doctor Ernesto Ramírez Gonzáles, titular de la Unidad de Desarrollo Tecnológico e Investigación Molecular del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) dio este anuncio durante su participación en la actualización de datos de coronavirus en el país.

“En México hemos detectado cinco casos de variantes de coronavirus, conforme vayan llegando más muestras vamos a poder detectar más y definir cuál es el porcentaje de muestras variantes con relación a esto de las muestras secuenciadas”, afirmó.

Hasta el momento, de esa primera variante se han detectado 23 diferentes. En México inició el estudio de la variante inglesa y se terminó de analizar la primera muestra proveniente de una persona de origen inglés que llegó a México proveniente de un viaje. Los resultados arrojaron que era portador de las 23 variantes identificadas.

El pasado 13 de enero llegaron muestras provenientes de Tampico al InDRE, las cuales contenían una nueva variante, misma que comenzó a dispersarse hacia los contactos de esta persona infectada.

De acuerdo con el doctor Ramírez González, es “la acumulación de cambios o de mutaciones, en un genoma de un virus, que lo hace diferente al original”. En el caso del coronavirus, estas diferencias deben presentarse al virus surgido de la ciudad de Wuhan, China.

“Estas variantes, estas mutaciones y estos cambios tengan características que lo hagan diferente, que tengan un tipo de impacto en Salud Pública, por ejemplo mayor transmisibilidad, evasión a respuesta inmune, o una mayor atracción hacia la célula que va a infectar”, reiteró Ramírez González.

Ante esto, remarcó que el hecho de encontrar un cambio en el virus no implica, necesariamente, que sea una variante, pues sólo al tener cambios de impacto podría incluirse con las demás mutaciones o como una nueva.

En los últimos días, se dio a conocer la noticia de una posible “variante mexicana” del coronavirus. Para terminar con los dichos, el funcionario del InDRE señaló que el caso conocido en Jalisco, conocido como E484K, tiene que investigarse para caracterizarla de manera clínica, genética y epidemiológicamente y así conocer su impacto en México.

“Tenemos que hacer una vigilancia genómica, tenemos que empezar, de hecho lo hemos estado haciendo todo el año pasado, empezar a observar cómo se comporta este virus genéticamente: secuenciar un número importante de muestras y ver qué está ocurriendo”, finalizó.

En México se han completado casi 750 secuencias de genomas , lo cual coloca al país en el tercer país que más información de este rubro ha aportado a las investigaciones internacionales, sólo detrás de Brasil (2466) y Chile (966).