• Los canes son parte de un programa que ayudará a frenar la cadena de contagios.

Eliot está entrenado para encontrar el rastro de criminales y de personas desaparecidas, pero desde hace un mes, este pastor belga malinois es entrenado para detectar el coronavirus a través del sudor humano en un programa desarrollado en el suroeste de Francia.

Thierry Pistone, infectólogo del Centro Hospitalario Universitario de Burdeos, informó el pasado viernes a la prensa, que el objetivo principal es aportar una solución complementaria en un momento en que se necesita una oferta de detección ampliada, rápida y no invasiva.

Cabe mencionar, que Eliot y otros tres pastores malinois y alemán, se entrenan en su nuevo “juego” de detectar apósitos de transpiración tomados durante 10 minutos bajo las axilas de personas positivas al COVID-19 al comienzo de la infección.

Así, desde el 4 de enero, casi todos los días llegan muestras de sudor del CHU para que los perros, adiestrados las huelan.

Este proyecto se llama Cynocov, que se basa en el método Nosais COVID-19, desarrollado por el profesor Dominique Grandjean de la escuela nacional veterinaria de Maisons-Alfort y que viene a enriquecer la inmensa biblioteca olfativa del perro, ya utilizada para la detección de ciertos cánceres.

Es importante mencionar, que entre seis y ocho semanas de entrenamiento, a razón de cuatro mañanas por semana, la aptitud de los perros deberá demostrarse en un ensayo clínico en el hospital antes de un posible despliegue de la herramienta.