• Originalmente se pensaba que el caso podría tratarse de una cepa brasileña o africana.

La jefa del Laboratorio de Diagnóstico en Enfermedades Emergentes y Reemergentes del CUCS, Natali Vega Magaña, ha informado que la mutación E484K detectada en el estado de Jalisco el pasado 27 de enero podría ser en realidad una variante local que surgió en la entidad, y no un caso de cepa brasileña o sudafricana.

Ante esto, aseguró que científicos de la Universidad de Guadalajara investigan si existe una variante mexicana del SARS-CoV-2.

“Tenemos que hacer más estudios. Lo que podemos confirmar, es que sí detectamos la mutación E484K y esto es un hallazgo importante, ya que no había sido reportada en México. Sin embargo, se requieren estudios más profundos como la secuenciación, así como el análisis de más muestras positivas para determinar la prevalencia de esa mutación en Jalisco”, informó Vega Magaña.