Tanto el sector privado nacional como el extranjero se oponen a la Ley de la Subcontratación en los términos propuestos por el gobierno. Sin embargo, de los debates públicos sobre el tema se rescatan 4 propuestas que permitirían a la economía mexicana no perder competitividad y a su vez generar nuevos empleos.

1. El outosourcing debe permitirse en aquellas actividades que no sean el objeto principal de una empresa, sino en tareas complementarias para la misma.

2. De manera excepcional, la subcontratación debe permitirse en la actividad principal de la empresa, cuando la subcontratista signifique mejoras en calidad técnica, tecnología, proceso o gasto.

3. El inicio de la vigencia de la reforma en materia de subcontratación debe ser el 1o de enero de 2022.

4. Para dar certeza a la economía, la generación de empleo y la inversión, el Congreso y el Ejecutivo deben definir ya las actividades empresariales en las que se va a permitir este mecanismo para dar certeza a compañías nacionales y extranjeras en sus planeas de Inversión.

El objetivo de estas propuestas es que el país no pierda mas empleos, se recuperen los perdidos y la economía mexicana sea más competitiva frente a la de sus socios comerciales y ante otros bloques económicos.