Jovenes que protestaban en la primera noche del toque de queda en Holanda, prendieron un centro de pruebas de coronavirusy lanzaron material pirotécnico a la policía.

El centro de detección del Covid-19 fue incendiado en la localidad de Urk.

La policía holandesa indicó que se multaron a mas de 3 mil personas en todo el país por violar el toque de queda que duraba desde las 21:00 del sábado a las 4:30 de la mañana del domingo.

Varias manifestantes contra el toque de queda se enfrentaron a la policía desde el sábado.

Las autoridades desplegaron al menos un cañón de agua y perros policías en el Museumplein, una plaza del centro de Ámsterdam.

Así mismo en Eindhoven las fuerzas del orden usaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes.

Según  medios locales, se prendió fuego a varios vehículos y comercios de la estación central de Eindhoven fueron saqueados.