La Cámara de Representantes Italiana ha declarado que emprenderá acciones legales contra las empresas farmacéuticas AstraZeneca y Pfizer por retrasos en las entregas de vacunas contra COVID-19.

“Estamos trabajando para que nuestro programa de planes de vacunas no cambie”, dijo Marco Di Maio miembro de la Cámara en entrevista para el medio RAI.

El primer ministro, Giuseppe Conte, comentó que las demoras en el suministro de vacunas eran “inaceptables” y  agregó que Italia utilizaría todas las herramientas legales disponibles.

Si persisten los problemas de suministro continúan, Italia tendría que considerar todo su programa de vacunación, indicó un funcionario italiano.

Di Maio comentó que “habían mordido más de lo que podían masticar”, al ser cuestionado por qué pensaba que las compañías farmacéuticas se habían visto obligadas a anunciar reducciones.

“Estamos activando todos los canales para que la Comisión de la UE haga todo lo posible para que estos caballeros respeten sus contratos”

Así mimo la farmacéutica Pfizer informó la semana pasada que se estaba reduciendo el suministro a Europa para poder realizar cambios en la fabricación y poder subir la producción.

Por otra parte el viernes un funcionario italiano dijo que la farmacéutica AstraZeneca también informó a la Union Europea que reducirían las entregas de la vacuna.

“Este tipo de retraso afecta a toda Europa ya una buena parte del mundo, pero estoy seguro de que el retraso se puede compensar más adelante”, dijo en la televisión italiana.