Un equipo de astrónomos ha detectado recientemente una galaxia expulsando casi la mitad de su gas de formación de estrellas. Esta gigantesca eyección se está produciendo a un ritmo sorprendente: el equivalente a 10.000 masas solares de gas al año.

«Esta es la primera vez que observamos una típica galaxia masiva de formación de estrellas en el universo distante a punto de ‘morir’ debido a una eyección masiva de gas frío», dice la autora Annagrazia Puglisi de la Universidad de Durham.

El estudio, que utiliza el gran poder del telescopio ALMA en Chile, se publicó en Nature Astronomy.

¿Qué sucede?

La galaxia que el equipo observó, ID2299, se encuentra a 9.000 millones de años luz de la Tierra. Hasta el momento, esta gigantesca estructura lleva perdiendo el 46% de su gas frío total.

Debido a que la galaxia también está formando estrellas bastante rápido, cientos de veces más rápido que la Vía Láctea, el gas restante se consumirá rápidamente. En unas cuantas decenas de millones de años, la galaxia se apagará.

¿Por qué sucede esto?

El equipo cree que la gigantesca pérdida de gas se debe a una colisión entre dos galaxias, que finalmente se fusionaron para formar ID2299. La razón por la que plantean este escenario es porque asocian el gas expulsado con lo que se llama “cola de marea”.

Las colas de marea son corrientes alargadas de estrellas y gas que se extienden hacia el espacio interestelar. Estas se forman cuando dos galaxias se fusionan y, por lo general, son muy débiles para verlas en galaxias distantes. Sin embargo, gracias al poder de ALMA, el equipo pudo identificar esta alargada estructura.

¿Así mueren las galaxias?

Se cree que el gas frío de una galaxia es expulsado por los vientos galácticos y la actividad de agujeros negros en los centros de galaxias masivas. Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que las fusiones de galaxias también pueden ser responsables de expulsar el combustible necesario para la formación estelar.

«Nuestro estudio sugiere que las eyecciones de gas pueden ser producidas por fusiones y que los vientos y las colas de las mareas pueden parecer muy similares», dice el coautor del estudio Emanuele Daddi.

En ese sentido, es posible que algunos equipos que identificaron vientos galácticos anteriormente, podrían haber estado observando colas de marea. «Esto podría llevarnos a revisar nuestra comprensión de cómo ‘mueren’ las galaxias», añade Daddi.

En el futuro, el equipo podría usar Extremely Large Telescope de ESO con el objetivo de explorar las conexiones entre las estrellas y el gas en ID2299. Esta nueva información podría ayudarnos a comprender cómo evolucionan las galaxias.