Un sistema de cámaras instalado en la Estación Espacial Génesis ha registrado un avistamiento de cinco destellos azules intensos en la cima de una nube, uno de los cuales genera un chorro azul en la estratosfera.

Este fenómeno es una forma de rayo que se dispara hacia arriba teniendo su origen en las nubes de tormenta; pueden llegar hasta 50 kilómetros en la estratosfera y durar menos de un segundo.

El cazador de tormentas espacial ASIM (European Atmosphere-Space Interactions Monitor) midió un chorro azul que se inició con un intenso destello de 10 microsegundos en una nube cerca de la isla de Naru en el Océano Pacífico.