Diversos especialistas legales y laborales han coincidido en que el fondo de la iniciativa de reforma a ley de subcontratación (outsourcing) propuesta por el gobierno es un gran esfuerzo para eliminar con las malas prácticas de algunas empresas. Sin embargo, advirtieron que se debe hacer con fineza, ya que se corre el riesgo de aumentar los de por sí altos niveles de informalidad que existen en el país.

Ante esto, el presidente de la Asociación Nacional de Consejos Empresariales Regionales (ANCER), José Manuel Urreta Ortega, ha exigido que el outsourcing no desaparezca a fin de no generar mayor desempleo y no entren a la informalidad más de 5 millones 600 mil trabajadores.

“Al menos 7 millones de personas laboran bajo el esquema de subcontratación y el 80% caería en la informalidad si se elimina de forma abrupta el outsourcing”, declaró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial Veracruz.

De igual manera, señaló que se debe tener cuidado con la propuesta del mandatario nacional, ya que existen proyectos de inversión programados en los próximos 5 años para territorio mexicano, como parte del T-MEC, los cuales establecen el uso del mecanismo del outsourcing y por lo tanto podrían afectar la relación con USA.