El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, planea presentar un amplio proyecto de ley sobre inmigración el primer día de su administración, con la esperanza de proporcionar un camino de ocho años hacia la ciudadanía para un estimado de 11 millones de personas que viven en EEUU sin estatus legal.

El plan de Biden y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, es permitir que los migrantes sean elegibles para la residencia legal permanente después de cinco años de radicar en Estados Unidos si cumplen con ciertos requisitos, como una revisión de antecedentes y el pago de impuestos.

La propuesta será enviada este miércoles al Congreso, también llama a enfocarse en las causas de raíz de la migración desde Centroamérica.

Otro de los requisitos para calificar, es que los solicitantes estén en Estados Unidos desde el pasado 1 de enero, para evitar oleadas migratorias.

Cabe mencionar que los nuevos migrantes no podrían aplicar al plan de Biden.

Como candidato, Biden calificó a las acciones de Trump en torno a inmigración como un “asalto implacable” a los valores estadounidenses y dijo que el “repararía el daño” mientras continuaba manteniendo la aplicación de la ley en la frontera.

Los jóvenes que arribaron a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños, así como los trabajadores del campo y personas bajo estatus de protección temporal podrían calificar con mayor rapidez por las green cards si es que se encuentran trabajando, estudiando o cumplen otros requerimientos.

Biden busca establecer un programa de reunificación para familiares centroamericanos de ciudadanos de Estados Unidos que permitiría que quienes ya han sido aprobados para recibir la residencia sean admitidos en el país, en vez de tener que esperar en sus países de origen.