Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dio a conocer que nuestro país aceptó reducir la entrega de vacunas contra el coronavirus o COVID-19 de la farmacéutica Pfizer, con el fin de que países más pobres pueden acceder al biológico como lo propuso la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU).

“Ahora en el mundo hay una polémica porque la ONU le ha pedido a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que se tiene contrato, como es el caso nuestro, los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas a la ONU y que no haya acaparamiento, y que la ONU también ponga esas vacunas a disposición de países más pobres”, dijo.

Aseguró que, a pesar de esta baja, no cambiará el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, ya que el Gobierno de México está buscando otras opciones de vacuna, como la de CanSino, Sputnik V, y la desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca, por lo que garantizó que se tendrán las dosis suficientes para inmunizar a los adultos mayores.

“De todas formas, no cambia nuestro plan, porque ya estamos buscando otras vacunas, no sólo Pfizer. Ya estamos en tratos para que empiece a llegar una vacuna denominada CanSino, de China; y una vacuna de un laboratorio ruso, más una vacuna AstraZeneca, de la Universidad de Oxford. De modo que ya vamos a tener vacunas suficientes”, dijo.