Hay problemas que son imposibles de resolver, incluso para la NASA. El instrumento robótico de la sonda InSight, apodado como Mole, que iba a excavar el suelo de Marte ha sido declarado como “muerto”. El instrumento fue diseñado y construido por la DLR, la agencia espacial alemana.

El nombre oficial del instrumento es HP3, siglas en inglés de Paquete de Propiedades Físicas y Flujo de Calor. Es un instrumento diseñado para medir el calor que fluye desde el interior de Marte hacia la superficie. Toda la misión InSight (Exploración interior mediante investigaciones sísmicas, geodesia y transporte de calor) se centró en descubrir más sobre el interior de Marte.

HP3 es probablemente el instrumento más importante y complicado del módulo de aterrizaje. Así que perderlo es un gran golpe para la ciencia. Pero su implementación siempre iba a ser complicada, y los diseñadores de misiones lo sabían.

El trabajo del Mole era excavar en la superficie marciana a una profundidad de hasta 5 metros. Una correa conectaría el instrumento al módulo de aterrizaje, y utilizaría los sensores de calor espaciados uniformemente a lo largo de ella. Al estudiar las propiedades térmicas del interior del planeta, los científicos podrían haber aprendido mucho sobre su historia geológica.

Problemas

A la par con las expectativas, aparecerían las complicaciones. El Mole es un instrumento que se martilla automáticamente y que fue diseñado para abrirse camino lentamente hacia la superficie. Las limitaciones de peso y energía de la misión hicieron que una forma más poderosa y contundente de hundir el instrumento no fuera factible.

Desde el comienzo de su despliegue en marzo de 2019, HP3 ha enfrentado problemas. Al principio avanzó, pero tras penetrar unos centímetros se detuvo. Inicialmente, el personal de la misión pensó que estaba bloqueado por una roca. Pero con el tiempo se hizo evidente lo que impedía que el Mole realizara su trabajo.

La superficie de Marte donde se encuentra el módulo de aterrizaje InSight está cubierta por un tipo de suelo llamado duracrust. Se trata de una capa compacta de tierra que no cede a la fuerza del instrumento a medida que intenta avanzar hacia abajo. HP3 se basa en la fricción entre él y su entorno. Pero dado que la duracrust es demasiado sólida y no fluye hacia el agujero, no proporciona la fricción requerida.

El personal de la misión hizo todo lo posible para suplir la fricción que faltaba. Usaron la pala del brazo del instrumento para presionar el Mole. Lo usaron para ejercer presión lateral y para tratar de sacar la tierra necesaria en el agujero. Cada método pareció funcionar, pero al final no pudo profundizar lo suficiente.