Seguidores del presidente Donald Trump, han asaltado el Congreso de EEUU al grito de “Trump ganó”, desbordando a la Policía y provocando caóticas escenas en Whasington, ciudad que ha declarado el toque de queda. La chispa de las imágenes nunca vistas en el Capitolio de la mayor potencia del mundo la encendió por la mañana Trump, perdedor de las elecciones presidenciales, al alentar a los miles de seguidores que le arropaban en una manifestación bajo el lema:

“Salvar EUU” con un discurso a las afueras de la Casa Blanca en la que afirmó “no cederemos nunca, nunca concederemos”.