Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ya tuvo su primera polémica de este 2021, luego de la aglomeración que causó su presencia en una playa del litoral de São Paulo por lo cual se le tildó de tener una “actitud irresponsable” ante la pandemia de coronavirus o COVID-19.

El pasado viernes, Bolsonaro se encontraba de paseo en una lancha en Praia Grande la tarde del viernes y cuando la embarcación se aproximó a los bañistas, el gobernante decidió lanzarse al agua, nadar y unirse a ellos.

La presencia del jefe de Estado provocó una aglomeración de personas, que rodearon al gobernante, corearon su nombre y lo alzaron en hombros.

São Paulo. Ante la situación, el gobernador de São Paulo, Joao Doria, criticó a Bolsonaro y señaló que el presidente “nos ataca una vez más, cobardemente. La inoperancia y el negacionismo del Gobierno de este presidente estimularon la muerte de 194 mil brasileños por COVID”.