Los gimnasios se han visto obligados a reformularse ante la paralización de actividades provocada por la pandemia de Covid-19, apostando por la bioseguridad y mudándose al terreno digital para continuar siendo rentables.

Antes de la pandemia, existían 12,500 gimnasios, de los cuales se perdieron el 20%, además se calcula que de los 10,000 que se mantienen, cada uno ha perdido 50,000 dólares al mes (el equivalente a un millón de pesos).

Esto sumaría una pérdida económica de 600,000 dólares al año, en total una disminución de 2.4 billones de dólares durante el 2020 para los gimnasios del país, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes (AMEGYC).

“El futuro del gimnasio va a ser uno híbrido; un gimnasio que sea capaz de atender de una manera virtual a sus socios, que sea capaz de estar siempre en contacto con ellos. Este desarrollo de sistemas y trabajar online va a ser el futuro del gimnasio”, explicó Rodrigo Chávez, Presidente de la AMEGYC

El modelo mixto de los gimnasios incluirá una selección online gratuita dirigida para los principiantes, así como un modelo de paga en donde se hará un seguimiento especializado como valor agregado.

En Ciudad de México únicamente se opera con el 30% de capacidad, sin embargo, en estados como Jalisco, Querétaro, Tabasco, Sonora, Sinaloa y Baja California, el sector se ha recuperado rápidamente, con una asistencia aproximada del 60%.