En Tlaxcala, una familia procedente del municipio de Ecatepec, Estado de México, golpeó tanto al personal médico como al personal de seguridad en el Hospital Regional de Tzompantepec.

Todo inició cuando un joven acudió al hospital a solicitar consulta porque presentaba tos y tenía sospecha que se trataba de Covid-19.

Ante esto, personal médico le pidió que esperara su turno, ya que había otros pacientes con síntomas más graves y que además requerían atención inmediata. Dicha respuesta causó indignación por parte del padre del joven, quien llamó a su familia para agredir al personal médico y de seguridad; esto desencadenó una “batalla campal” en contra de los médicos y personal de seguridad del hospital.