El ámbar birmano siempre nos trae sorpresas. En esta ocasión, un equipo de científicos estadounidenses ha encontrado una flor de un género y especie previamente desconocidos. La datación demostró que la planta existió a mediados del Cretácico. Los detalles fueron publicados en el Journal of the Botanical Research Institute of Texas.

El ámbar puede preservar objetos biológicos durante decenas e incluso cientos de millones de años. La flor encontrada por los científicos es una de las primeras angiospermas, cuya especie y género aún se desconocen.

V. pleristaminis
Los biólogos de la Universidad de Oregón examinaron en detalle una muestra de la nueva planta. Descubrieron que la flor es masculina y contiene 50 estambres y tiene solo 2 milímetros de ancho, por lo que fue un gran éxito encontrarla. El estambre de la flor consta de la antera, la cabeza productora de polen, y el filamento que conecta la antera con la flor.

“A pesar de ser tan pequeña, el detalle que aún queda es asombroso. Nuestro espécimen probablemente era parte de un grupo en la planta que contenía muchas flores similares, algunas posiblemente femeninas”, dijo el entomólogo George Poinar Jr.

La especie descubierta tiene un cáliz hueco en forma de huevo, una capa externa que consta de seis periantos y anteras de dos cámaras con sacos de polen que se abren a través de válvulas laterales especiales. Según los científicos, esta flor probablemente formaba parte de una inflorescencia con una gran cantidad de flores de diferentes sexos.

El género de la flor se llamó Valviloculus y los investigadores llamaron pleristaminis a la especie. La planta quedó atrapada en ámbar hace unos 100 millones de años en el supercontinente de Gondwana.

Procesos geológicos
El descubrimiento de V. pleristamanis ayudará a arrojar luz no solo sobre la evolución de las plantas, sino también a aprender más sobre los procesos geológicos que tuvieron lugar en la antigüedad.

Específicamente, V. pleristaminis habría florecido una vez en un trozo de Gondwana llamado West Burma Block, que se separó del resto del supercontinente en algún momento desconocido de la historia.

Los científicos saben que las angiospermas aparecieron en la Tierra hace solo 100 millones de años. El descubrimiento de esta flor sugiere que la separación de la placa birmana de Gondwana no pudo haber ocurrido hasta hace 100 millones de años. Mientras tanto, la comunidad científica todavía discute sobre el momento en que ocurrió este evento. Algunos creen que la separación ocurrió hace 200 o incluso 500 millones de años.

No es probable que el debate termine pronto, pero V. pleristaminis brinda una nueva línea de pensamiento sobre el tema. Las siguientes investigaciones podrían ayudar a develar ese secreto.

“La datación de la migración tectónica [del Bloque de Birmania Occidental]desde Gondwana aún no está firmemente establecida”, escriben los investigadores. “Pero la edad de 100 millones de años del ámbar, con sus fósiles de plantas y animales relacionados con el hemisferio sur incluidos, puede ser un factor en una eventual solución a este problema”.