La Ciudad de México mantendrá Ley Seca hasta el 10 de enero como parte de las medidas que el Gobierno está implementando para evitar las aglomeraciones y fiestas clandestinas por las próximas celebraciones.

En el Trigésimo Séptimo Aviso publicado por la Gaceta del Gobierno la ciudad se especificó que estará suspendida la venta de bebidas alcohólicas de manera alternada en las demarcaciones de la capital los días jueves, viernes, sábado y domingo.

La medida se extendió en un intento por disminuir la curva de contagios de coronavirus, la cual se ha incrementado en las últimas semanas hasta provocar la vuelta al Semáforo Rojo de Máxima Alerta en el Valle de México.

Así mismo, deben suscribirse a la ley los establecimientos con servicio a domicilio, para llevar o pedidos en línea.

Cabe mencionar que el gobierno ordenó la suspensión de todas las actividades en los perímetros A y B del Centro Histórico, como consecuencia del aumento de casos y defunciones por el nuevo coronavirus.

Con esto, queda suspendido el comercio en vía pública y en locales aunque en principio se consideraran como esenciales.