La Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM) consideró que el aumento del 15 por ciento autorizado para el salario mínimo se realizó en el peor momento, y solo debió ajustarse con respecto a la inflación, con ello, se afectarán a los giros que han sido más golpeados en ésta pandemia, muchos de los cuales podrían llegar al cierre.

 

Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la agrupación precisó que el Salario Mínimo General del México, así como el que está vigente en la frontera, siguen siendo muy raquíticos con respecto a nuestros socios comerciales y mucho más con respecto a los miembros de la OCDE, de la que nuestro país es miembro. Consideró que es justo que se mejoren las remuneraciones al personal y que este ingreso les permita tener una vida digna.

 

A lo largo de la década pasada se fueron quitando todos los obstáculos que impedían incrementarlo; afortunadamente las multas y la cuantificación de algunos derechos federales, estatales o municipales ya no están tasados en función de ese monto que era utilizado como indicador. Por otro lado, las empresas fueron quitando al Salario Mínimo para estimar algunas prestaciones que se tenían incluidas en los contratos colectivos. Estas acciones han permitido que el SM se aumente por arriba de la inflación sin tener implicaciones mayores en las personas o las empresas.

 

“También coincidimos con las apreciaciones de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde, en donde expone la pérdida de puestos que ha tenido nuestro país en los últimos 40 años, en donde el SM es ya de los más bajos a nivel mundial”, sostuvo el líder industrial. Sin embargo, consideró que ahora es el peor momento para incrementar el salario mínimo, pues para el 2021, sólo debió ajustarse con respecto a la inflación.

 

“Es cierto que muchas empresas, sobre todo las del ramo industrial pagan más de 3 veces el SM y realmente no les afecta éste incremento del 15 por ciento, pero es importante recordar que el SM se otorga principalmente a personas que además de ésta percepción, también reciben propinas o comisiones”, apuntó Cuevas Dobarganes. Tal es el caso de los restaurantes, salones de banquetes, bares, cafeterías y algunos comercios que otorgan comisiones sobre ventas, ahora con la pandemia, justamente éstos son los giros que han sido más goleados; muchos de ellos, como son los salones de banquetes o lo bares, han estado cerrados desde marzo y el que sus nóminas se incrementen un entre un 8 y un 12 por ciento, que es lo que ocasionaría la modificación al SM, puede ser el factor que determine el cierre.

 

“Hasta ahora este tipo de empresas han tenido que sobrevivir, pagando sueldos, rentas, servicios, no han tenido apoyos significativos fiscales o en créditos por parte del gobierno, muchos de ellos ya están altamente endeudados. “Además es importante comentar que este tipo de giros, aunque les dejen abrir en los primeros meses del 2021, no podrán incrementar sus precios y sus ventas estarían por debajo del equilibrio”, precisó el director de UNIDEM. Francisco Cuevas dijo que este aumento no tendrá ningún costo para el Gobierno Federal, ni para quienes integran el CONASAMI, con el incremento a los salarios, ellos quedarán bien y serán las empresas que están moribundas, las que terminarán pagando.