Juan Ramón Bustillos, director del semanario Impacto, se suicidó presuntamente, por problemas económicos y dejando una carta dirigida a Omar García Harfuch, asegurando que era la única persona del Gobierno en la que confiaba.

De acuerdo con la carta dejada, Bustillos se habría suicidado debido a que no podía hacer frente a sus problemas económicos y pidió que fuera la gente de García Harchuf quienes llegaran antes que nadie a su oficina a realizar las medidas correspondientes.

De igual manera, expresó su deseo de ser cremado una vez que la autoridad concluyera lo necesario.