El magistrado, que fungia en el Poder Judicial del estado de Durango, recibía atención médica después de que fue diagnosticado con Covid-19. En días recientes, su familia denunció que el funcionario había sido víctima de un presunto intento de asesinato en el hospital del IMSS de Durango.

La principal sospechosa de este acto fue la doctora Azucena Calvillo, quien fue defendida por la comunidad médica y la sociedad duranguense. Las autoridades indicaron días después que los cargos de homicidio calificado en grado de tentativa por parte de la trabajadora de la salud estaban infundados.

Desde entonces el caso del presunto intento de asesinato el IMSS debía iniciar una investigación en contra del personal que labora ahí; sin embargo, no se han dado a conocer avances del caso.

Por su parte Poder Judicial del estado de Durango ofreció condolencias a la familia del doctor Héctor Emanuel Silva Delfin a través de sus redes sociales.