Marte no tiene una superficie íntegramente plana ni lisa. Muchos lugares científicamente interesantes se encuentran en terrenos accidentados, los cuales han quedado fuera del alcance de los tradicionales rovers como el Curiosity o el Opportunity. En ese sentido, la NASA tuvo una excelente idea: utilizar perros robot con inteligencia artificial para llegar a esos lugares a los que aún no se ha podido llegar.

La idea fue presentada en la reunión anual de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU), informó LiveScience.Spot es el nombre del robot de Boston Dynamics que se hizo popular desde hace unos años debido a su gran versatilidad para cumplir con una serie de objetivos. En los últimos meses, el robot llegó a portadas por realizar labores desde la vigilancia del distanciamiento social hasta el pastoreo de ovejas.

Ahora, la NASA planea enviarlos el planeta rojo para llegar a esos lugares a donde los anteriores rovers no pudieron.

Equipado con una gran cantidad de sensores, el ahora llamado Au-Spot podrá explorar Marte como no se había hecho antes.

Entre sus principales ventajas se encuentra su inteligencia artificial. Este perro podrá reconocer obstáculos, elegir entre diferentes caminos y crear mapas virtuales de túneles y cavernas. Estos últimos son importantes porque pueden albergar evidencia de vida en el pasado lejano de Marte o incluso ser hogar actual de organismos en las profundidades del subsuelo marciano.

Por si fuera poco, a diferencia de los rovers, si uno de estos robots se cae, podrá levantarse sin problemas. «Caerse no significa el fracaso de la misión», dijeron los científicos durante la presentación. «Utilizando algoritmos de recuperación, el robot puede pararse luego de una variedad de caídas«.

Este robot también es 12 veces más liviano que los rovers actuales y sería capaz de viajar mucho más rápido. Durante las pruebas ha logrado velocidades de hasta 5 kilómetros por hora. A modo de comparación, el Curiosity puede alcanzar los 0.14 kilómetros por hora.Au-Spot cuenta con un gran número de sensores y un software en red que lo ayudan a escanear, navegar y mapear su entorno de forma segura. Y por si fuera poco, está equipado con un lídar, para la detección de distancias mediante pulsos de láser.

Actualmente, el robot está siendo puesto a prueba en una variedad de pistas de obstáculos: túneles y pasillos, escaleras y rampas y en lugares al aire libre que imitan paisajes marcianos. De esta manera, se cree que este robot podría pasear alrededor de rocas y explorar cuevas profundas sin problemas.

«Estos comportamientos podrían algún día permitir que se lleven a cabo misiones científicas revolucionarias en la superficie y el subsuelo marcianos, ampliando así los límites de la capacidad de la NASA para explorar sitios tradicionalmente inaccesibles», dijeron los científicos de AGU.