“No son tiempos para las reuniones, para andar en la calle ni mucho menos para las fiestas”.

Advirtió el presidente municipal de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez, al dar a conocer una serie de medidas que se aplicarán a partir de este sábado en el municipio de la capital del estado de México.

Los Portales, los parques y plazas públicas más concurridas de pueblos y colonias permanecerán cerradas; se suspende la venta de bebidas alcohólicas en todos los establecimientos a partir de las cinco de la tarde.

También pidió evitar salir de casa a partir de las ocho de la noche, “salvo para lo estrictamente indispensable”, lo que se convierte en un virtual toque de queda para la capital del estado de México.

Todas las reuniones que por su número representen un riesgo para la salud serán disueltas. El alcalde advirtió que la autoridad actuará para sancionar a quienes incumplan el uso del cubrebocas, tanto en los pueblos como en las colonias, además de otras conductas “que se tengan como irresponsables”.

Sánchez Gómez reportó que las cifras del gobierno municipal indican que han muerto mil 700 personas y 250 mil se han contagiado de COVID-19, lo que contrasta con las cifras ficiales que indican 10 mil 82 casos y mil 148 defunciones confirmadas.

Pidió salir para lo estrictamente necesario, usar el cubrebocas, evitar al máximo las aglomeraciones y mantener la sana distancia.

Advirtió que de seguir la tendencia Toluca podría llegar al final del invierno a más de tres mil muertos y cientos de miles de contagiados. Reportó que los hospitales de la capital mexiquense están en su límite más alto: “si te enfermas o contagias a alguien y el cuadro se complica podría ser muy difícil que recibas la atención hospitalaria que necesites y de manera oportuna”, advirtió.

El alcalde de Toluca dijo que son tiempos para la compasión, la responsabilidad, la solidaridad y  misericordia.