Saúl “Canelo“ Álvarez bajó de su habitación temprano, aún en pijama, para subir la báscula y cumplir con el último requisito antes de pelear por vez primera en más de un año. Tranquilo, a sabiendas de que marcaría las 168 libras sin problemas ni grandes sacrificios físicos, el cuatro veces campeón mundial mexicano recorrió el hotel, se pesó, atendió medios más sonriente que nunca y se retiró a descansar.

 

“Canelo“ Álvarez (53-1-2, 36 ko’s) está listo para buscar este sábado en el Alamodome de San Antonio, Texas, el campeonato Super Mediano vacante del Consejo Mundial de Boxeo y el de la Asociación Mundial, propiedad de su rival en turno, el inglés Callum Smith.

 

“Sin ningún problema en el pesaje“, dijo “Canelo“. “El trabajo ya estaba hecho desde que llegamos aquí. Aquí (en las 168 libras) me siento muy cómodo y pienso quedarme un tiempo. Estamos listos para pelear y dar un gran espectáculo a la gente que siempre espera más de mi“.

Smith tuvo que sacrificarse más para marcar el peso límite de la división. Normal, si se considera que mida 1.91 metros de estatura, comparados con el 1.72 del mexicano. Y que ambos pelearán en la misma categoría.

 

El inglés Smith (27-0, 19 KOs) reconoce que cualquier sacrificio o esfuerzo vale la pena para enfrentar al boxeador más taquillero y mejor conocido en todo el mundo; el que puede catapultar las carreras de los oponentes a las “grandes ligas“ de los títulos y, en especial de las bolsas económicas.

 

“’Canelo’ es una súper estrella y un gran boxeador“, dijo Smith, de 30 años. “Yo también soy un gran campeón y voy a demostrarlo a todos aquellos que no me conocen o no me han visto boxear“.

 

Álvarez sabe que el peso de la pelea recae en su gran mayoría en él y que la gente que pagará un boleto querrá salir convencida en todos aspectos que valió la pena el dinero que gastó, igual que la gente que estará observando por televisión.

 

Pero sobre todo, “Canelo“ quiere que salgan orgullosos de la representación de su boxeo y de su país en general que haga arriba del cuadrilátero.

 

“Reconozco la responsabilidad que tengo con mi trabajo y con mis metas“, señaló “Canelo“. “Todos los rivales se crecen frente a mi porque saben qué están enfrentando. Siempre saco lo mejor de ellos. Y eso me obliga a cada vez prepararme mejor, enfocarme y estar listo para cualquier cosa“.

 

Para “Canelo“, esta pelea representa también otro reto muy importante en su carrera, aunque abajo del cuadrilátero. Será su primera como su propio promotor, encabezado por su equipo de trabajo y de su entrenador Eddy Reynoso.

 

“Es un poco diferente a lo que hemos vivido antes“, comentó. “Pero prácticamente hay que adaptarnos a todo, ha sido un año muy difícil para todos, y ahora lo que queremos es ir poco a poco reactivando esto…“.

 

El socio de Álvarez en la organización del combate de este sábado contra Smith, Eddie Hearn, reconoció que fue complicado armar la función, en épocas de pandemia, apenas hace un mes, inmediatamente después de que se convirtió en “agente libre“, tras el arreglo de sus disputas contractuales con Golden Boy Promotions.