Andrés Smith es el primer mexicano en recibir la vacuna contra el COVID-19 en Estados Unidos.

Es médico, se desempeña como director del Departamento de Emergencias del hospital Sharp en Chula Vista, San Diego, California, y al ser parte del personal de Salud que atiende a pacientes con COVID-19, está dentro del primer segmento de la población estadounidense en recibir la vacuna.

Además, es presidente de la Cruz Roja Mexicana en Tijuana y miembro del Consejo de Liderazgo Binacional por su labor filantrópica en Sharp Chula Vista.

El Dr. Smith y sus colegas del departamento de emergencias fueron merecedores de la medalla de honor Donald N. Sharp de la Fundación Sharp HealthCare por sus contribuciones a diversas campañas entre las que destacan “Above and Beyond”, encaminada a construir la nueva generación de hospitales en la zona sur de del condado de San Diego.

Otra hispana también fue candidata a recibir la vacuna, María Ponce de León, una trabajadora de limpieza desde hace casi dos décadas en el Hospital Paradise Valley fue la primera en recibirla ante el aplauso de sus compañeros en dicha institución de salud.

“Estoy súper emocionada, esperé esto por más de nueve meses”, dijo la mujer, quien se dedica a limpiar tanto las unidades de cuidados intensivos como los cuartos en que se tratan casos de COVID-19.

Ponce de León accedió a recibir la vacuna pues, aunque toma todas las medidas necesarias para no exponer a su familia en casa, quiere sentirse más tranquila. “Me siento segura, siento que la vacuna es segura y me gustaría que todos perdiéramos el miedo”.